La tecnología se ha convertido en un gran aliado de los negocios. Nos ha permitido ahorrar tiempo, optimizar áreas de trabajo, mejorar el intercambio de información, automatizar procesos y reducir nuestros costos de operación.

Un gran paradigma de las pequeñas y medianas empresas, es pensar que la tecnología es solo para los grandes corporativos. La realidad es que los servicios de nube han facilitado el acceso para las empresas en desarrollo. De acuerdo a un estudio de Google, las PyME´s que utilizan internet crecen un 9% más rápido, aumentan en un 7% sus ventas y reducen en un 5% sus costos. Si quieres hacer crecer tu negocio, es momento de usar la tecnología a tu favor.

Te comparto 3 aspectos que debes considerar para potenciar al máximo tu inversión.

Antes de empezar, ten claro lo que quieres mejorar

Haz un diagnóstico de cómo el software, plataforma o herramienta que quieres adquirir, te ayudará a optimizar tu proceso. Determina los beneficios operativos que obtendrás al implementarla y  cuestiona ¿cuál es el objetivo? y ¿qué problema de operación resolverá? Recuerda que todos tus esfuerzos deben ir encaminados a la meta principal de tu negocio y siempre debes medir los resultados que obtengas si quieres mejorar. Existen diferentes herramientas como Office, Asana (Productividad y planeación), Slack (Comunicación) o ERP´s sencillos que ofrecen períodos de prueba de 30 días o versiones gratis, con lo que podrás medir el impacto que genera en tu empresa.

Adapta el producto de tu elección a tu negocio, no al revés

 Cada negocio es único, tú mejor que nadie sabe cómo funciona y qué es lo que necesitas. Evaluar las opciones que tienes te permitirá elegir la que más se adapte a tus necesidades y con la que puedas obtener un mayor provecho. No te dejes llevar por recomendaciones o por moda, solo tú conoces tu operación, así que elige con base en  lo que te funcione mejor. No hay producto perfecto armado a tu negocio. En ocasiones me cuestionan sobre  qué equipo es mejor ¿PC o Mac?, pero lo que es funcional para mí, tal vez no lo sea para tu negocio.

Disciplínate y optimiza su uso

De nada te servirá contar con la mejor tecnología, si no sabes utilizarla o no la conoces al 100%. Apoyarte durante la implementación con personal experimentado te permitirá aprovechar al máximo la inversión. Haz todas las preguntas que sean necesarias y enfócalas en los puntos que quieres mejorar de tu proceso.

Tu negocio es único, y sólo tú le has invertido tanto tiempo a hacer aquello que te hace distinto y competitivo. Usa los recursos a tu alrededor para ser mejor en lo que haces, no para trabajar menos.