El reto de un emprendedor, más que tener una buena idea, es llevarla al éxito. De acuerdo al INEGI, de cada 100 negocios que hay en México, únicamente 5 pasaron la etapa de ser “muy pequeños” o “micro”, y solamente un tercio llega a festejar su quinto aniversario.

Como emprendedor te comparto 5 consejos que me han ayudado a hacer crecer Konfío

1. Enfócate

En la etapa inicial de tu negocio todo el mundo quiere opinar y darte recomendaciones. Entre más experiencia tenga la persona, más nos confunde porque le damos más peso a su opinión. La realidad es que la mayoría de las veces nos quita el foco, así que debes evaluar cuáles de las ideas son buenas para tu PyME y cuáles no. Es muy fácil caer en distracciones, pero siempre cuestiónate si las estrategias que implementarás son realmente importantes, recuerda que el centro siempre será tu cliente. Apuesta por un nicho de mercado y concentra tus esfuerzos en él, es mejor que un grupo de personas amen tu producto a que muchos sean indiferentes.

2. Acepta un “no”

En el camino encontrarás altibajos, pero está en ti superarlos. Al buscar cerrar una venta, firmar una alianza o adquirir financiamiento, no te des por vencido si la primera respuesta es “no”. Tal vez no era el momento adecuado, pero siempre puede cambiar si te esfuerzas y le das seguimiento. Analiza qué es lo que debes mejorar o implementar para lograrlo.

3. Sé austero

¿Sabías que Amazon utiliza puertas con 4 patas como escritorios? Sí, al inicio la empresa calculó que esta opción le ayudaría a tener precios más agresivos versus su competencia y a la fecha lo siguen implementando para que no se pierda ese valor en la cultura de la empresa. Al empezar te recomiendo enfocar todos tus recursos, dinero y tiempo, en aprender qué quiere tu cliente. Evita cualquier exceso que no sume al crecimiento de tu negocio. Invierte en tu cliente y talento.

4. La única jerarquía que importa

El cliente siempre debe ser la persona más importante en tu empresa. En segundo lugar, tu equipo de trabajo, y finalmente tú. ¿Por qué?, es muy sencillo. El cliente es la razón de ser de tu negocio, sin él simplemente no existiría; y tu equipo será clave para lograr la satisfacción de tu mercado.

5. Mide todo

Muchas veces por permanecer tan inmersos en el negocio, creemos que somos los expertos, pero al contrario esto nos puede llegar a cegar. El único que tiene todas las respuestas es el cliente; es importante medir todo para entender su comportamiento y las áreas de oportunidad de tu producto. La comunicación constante con él te dará buenos datos cualitativos pero muchas veces los mayores aprendizajes salen en los números. Antes de implementar un cambio realiza pruebas para conocer si realmente es algo que el mercado quiere o si simplemente era hipótesis tuya.